La importancia y obligatoriedad de contar con un Manual de Convivencia en los edificios y conjuntos residenciales.

manual-convivencia-300x200Uno de los temas con los que nos enfrentamos frecuentemente en nuestras labores como asesores, es el referido a las problemáticas que nos plantean nuestros clientes y que se encuentran en los edificios, sean habitacionales o comerciales, o en los conjuntos residenciales, respecto al mal comportamiento de inquilinos, arrendatarios o propietarios morosos, alta cartera de cuotas de administración, presencia de mascotas, perros u otros animales, que causan daños a la propiedad, abusos de altos ruidos que no dejan dormir, etc., es decir, nos encontramos frente a problemas de convivencia.

Al respecto es importante que ustedes, como lectores nuestros, si se encuentran en este tipo de situaciones, tengan en cuenta lo importante que es el poder crear una atmosfera de buena vecindad y para que la misma sea armoniosa, es preciso establecer normas basadas en el respeto, buscando equilibrio entre el bienestar particular y el interés general de la comunidad, motivo por el cual nos permitimos darles algunas consideraciones al respecto y facilitar a ustedes un modelo de un manual de convivencia que puede ser adaptado por cada uno de acuerdo a sus necesidades.

Se parte del principio que vivir en comunidad es una cultura con una regla de oro que se circunscribe en: "Hacer a los demás lo que queremos que nos hagan, y no hacer a otros lo que no desearíamos que nos hicieran".

Sin embargo, esto no es sencillo, ya que la convivencia en la Propiedad Horizontal exige de todos y cada uno de los residentes (o usuarios, arrendatarios) la observación puntual de algunas normas, que permiten ejercer plenamente los derechos individuales, sin vulnerar los derechos ajenos.

Estas sencillas normas están contenidas en las leyes, decretos y reglamentos que rigen la Propiedad Horizontal, especialmente la ley 675 de 2001, que tienen como único objetivo garantizar la convivencia armónica y pacífica en la comunidad.

Indudablemente la mayor parte de los conflictos que se presentan entre vecinos, y entre estos y la administración, son originados por el incumplimiento de estas normas de convivencia, especialmente porque adolecen de un Manual de Convivencia que fije las reglas para ello y el manejo de los conflictos que se presentan, los cuales deben iniciar con una etapa de conciliación, que corresponde adelantar precisamente al Comité de Convivencia, al Administrador, o a los órganos administrativos de la copropiedad antes de acudir, de ser necesario, a las autoridades competentes.

La mencionada Ley 675 de 2001, que regula el régimen de Propiedad Horizontal, en su artículo 2, hace referencia sobre la convivencia pacífica y solidaridad social al señalar que: "los reglamentos de propiedad horizontal deberán propender al establecimiento de relaciones pacíficas de cooperación y solidaridad social entre los copropietarios o tenedores".

En su artículo 3 señala que: "El respeto de la dignidad humana, debe inspirar las actuaciones de los integrantes de los órganos de administración de la copropiedad, así como la de los copropietarios para el ejercicio de los derechos y obligaciones derivados de la Ley".

De igual manera en su artículo 58, numeral 1º, señala tácitamente la obligatoriedad de contar con un Comité de Convivencia, que como ya señalamos, tiene la función de intentar buscar las soluciones y presentar fórmulas de arreglo, orientadas a dirimir las controversias y a fortalecer las relaciones de vecindad.

Además, la función del administrador debe incluir necesariamente, como la de todo líder, la de educar a su comunidad para minimizar los conflictos y brindar un mejor nivel de vida a sus integrantes.
A continuación nos permitimos señalarles algunas recomendaciones para una sana convivencia:

Sí al Sentido de Pertenencia.
Sí a la Corresponsabilidad (Solidaridad).
Sí a la Comunicación (Escucha).
Sí al respeto por el otro.
Sí a la Integración (Actividades).
Sí a la Sinceridad (Tolerancia).
Sí a la Reconciliación.
Sí a la Comprensión.
Sí a que resolvamos nuestros conflictos en equidad.
No a la indiferencia (Individualismo)
No al Chisme.
No a la Difamación
No a la Injusticia.
No a la Complicidad.

Y recordemos o tengamos presente siempre lo siguiente:

PdfDescargar el modelo del manuel de convivencia aqui.

"Los conflictos no se pueden negar ni ocultar. Al contrario, debemos hacerlos visibles. No hay nada más peligroso para una sociedad que en ella no existan conflictos", tal vez por eso, el Dr Ichack Adizes acuñó la siguiente frase: Administrador, gestor, ejecutivo..., líder, son expresiones que hemos ido sustituyendo con el tiempo para elevar de categoría un concepto que no existe: el hombre sólo, que puede resolver todos los problemas!

Éxitos a todos!

 

Por: William Hernández Carrillo