Ser parte integral de la generación de valor de su empresa funcionando como un aliado externo de la misma.

La sanción moratoria del art. 65 del cst va ligada a la buena fe al momento de la terminación del contrato de trabajo

SM

El Código Sustantivo del Trabajo, establece una sanción moratoria al empleador que no pague de manera puntual al trabajador los salarios y prestaciones que adeude.

Art. 65.   Si a la terminación del contrato, el empleador no paga al trabajador los salarios y prestaciones debidos, salvo los casos de retención autorizados por la ley o convenidos por las partes, debe pagar al asalariado, como indemnización, una suma igual al último salario diario por cada día de retardo”

En este artículo no se hace referencia a la expresión “buena fe” pero la Corte Suprema de Justicia le ha dado una interpretación a esta norma de manera que el empleador pueda alegar que el no pago de esta obligación se debió a que en el momento de dar por terminado el contrato surgieron circunstancias que impidieron su pago y debe el empleador probar que actuó de buena fe.

Extracto Sentencia 24 de enero de 2012 radicado 37288

“Se tiene que el examen de la buena fe del empleador ante el incumplimiento en el pago de los salarios y prestaciones que puede dar lugar a la indemnización moratoria del artículo 65 del CST se ha de hacer, por regla general, teniendo en cuenta las circunstancias presentadas al momento de la terminación del contrato, pues, según esta preceptiva, es el incumplimiento, en dicho momento, el que da lugar a la mencionada condena. No obstante, conviene precisar que si existen mecanismos legales a los cuales puede acogerse la empresa demandada con posterioridad a la terminación del contrato, que puedan favorecerla para el pago de las deudas, dicha situación es un aspecto a tener en cuenta para efectos de establecer la buena fe en su proceder y poner límites a la condena por este concepto; pero, para ello, no basta con que se pruebe que se acogió a tal mecanismo, sino que es menester acreditar, por parte del empleador, que cumplió a cabalidad con las cargas establecidas en dicho proceso para probar su buena fe.”

Vale la pena anotar que el principio de buena fe es un modelo de conducta ideal, que va atado a un estado de honradez.

Nuestra constitución política en el art.83 deja en claro que la buena fe se presume, quiere decir que en un pleito lo que se debe probar es la mala fe, que no es más que el actuar de manera deshonesta, mal intencionada o simplemente ocultando la realidad de las cosas con el único fin de obtener un beneficio.

Pero en el derecho laboral el solo no pago oportuno de los salarios y prestaciones a que tenga derecho el trabajador presume un mal actuar o mala fe por parte del empleador, es por este motivo que corresponde al empleador demostrar que actuó de buena fe y que los motivos que lo llevaron a no pagar al terminar el contrato lo que adeudaba de manera oportuna, se debieron a circunstancias de ese momento y no a eventos futuros.

De ser probada la buena fe, solo corresponderá al empleador cancelar lo adeudado con su respectiva indexación, para no perjudicar al trabajador con la pérdida del valor de la moneda con el paso del tiempo.

Dejar un Comentario